Día Mundial de la Arquitectura: ‘Diseñar un futuro mejor’

Día Mundial de la Arquitectura

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Unión Internacional de Arquitectos (UIA), que representa a 1.300.000 arquitectos de todo el mundo, celebro hoy su día más importante.

Frente al aumento de desafíos mundiales, el papel de la arquitectura, del urbanismo y de la concepción arquitectónica es cada vez más decisivo en la construcción de un futuro mejor. La UIA invita a todas las organizaciones relacionadas con la arquitectura a promover el papel de los arquitectos y su contribución para aliviar el sufrimiento humano y hacer frente a los retos mundiales, así como para mejorar la calidad de vida.

El sector de la edificación debe reconocer su responsabilidad e influencia en el calentamiento global y cambiar los criterios para diseñar los nuevos edificios o renovar los ya existentes para reducir su impacto negativo en el medio ambiente. Los desafíos ambientales requieren un nuevo modo, más responsable y sostenible, de concebir la ordenación del territorio, el urbanismo y la arquitectura de la ciudad.

Los edificios son responsables del 41% del consumo anual de energía

A nivel mundial, los edificios son responsables del 41% del consumo anual de energía y hasta un 30% de todos los gases de efecto invernadero (GEI). En conjunto el sector de la construcción es responsable de un tercio del consumo de recursos de la humanidad, incluyendo el 12% del consumo total de agua dulce, y produce hasta un 40% de nuestros residuos sólidos. Una tonelada de lana de vidrio instalada evita 6 toneladas de emisiones de CO2 al año. Una vivienda eficientemente aislada emite 2 kg de CO2 por m2 al año, frente a los 60 kg de CO2 por m2 al año que emite una vivienda sin aislamiento.

Una vivienda eficientemente aislada reduce un 96% las emisiones de CO2

Tener en consideración estos aspectos de eficiencia energética no significa necesariamente renunciar a nuestro nivel de calidad de vida. Se trata de emplear los recursos de una manera más eficiente, desarrollando sistemas de aislamiento eficientes que, además de mejorar nuestra calidad de vida y proporcionarnos confort, respetan el medio ambiente considerando todo el ‘ciclo de vida del producto’, desde la extracción del material hasta el proceso de reciclado (final del producto).