CIAT adapta sus equipos a las Directivas ErP y ELD

Diseño ecológico

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los nuevos requisitos de la UE permitirán que las tecnologías con mayor rendimiento adquieran mayor relevancia en el mercado en detrimento de las menos eficientes

En 2009, la Unión Europea acordó una serie de medidas de ahorro de la energía bajo el nombre de ‘Regulación de productos que consumen energía’ (ErP - Energy Related Products) con el objetivo de cumplir el objetivo del 20/20/20 para llevar a Europa hacia un futuro sostenible. Para ello es necesario reducir las emisiones de CO2, disminuir el consumo de energía y promover las energías renovables.

El pasado 26 de septiembre fue la fecha de entrada en vigor del reglamento 813 de la Directiva ErP, sobre Diseño Ecológico, y la Directiva ELD, sobre etiquetado energético, para equipos generadores de calor y de agua caliente sanitaria. La primera de ellas especifica los requisitos sobre eficiencia energética, emisiones y niveles de ruido para todos los equipos productores de calor (estableciendo unos niveles de rendimiento mínimos para las bombas de calor hasta 400 kW) y depósitos de agua caliente. Para cumplir esta normativa, los departamentos de Diseño e I+D+i de CIAT han trabajado día a día para adaptar sus soluciones a las exigencias de la directiva ErP.

La segunda, la Directiva ELD, exige que, tanto fabricantes como instaladores, identifiquen sus soluciones de climatización y de producción de agua caliente sanitaria con etiquetas de clasificación energética, usando una escala de A++ a G. CIAT, además de haber identificado sus equipos con el etiquetado energético, de acuerdo con la clase de eficiencia de estos, ha habilitado una sección en su página (www.grupociat.es), dentro del apartado de los productos que se ven afectados por estas normativas, con el objetivo de facilitar esta información a los profesionales y consumidores. De esta manera, los profesionales podrán conocer aquellas tecnologías que garantizan un menor consumo energético y supondrán un ahorro sustancial en la factura eléctrica.