¿Por qué me siento tan agobiado en este lugar?

Por qué me siento tan agobiado en este lugar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La calidad de cada espacio que construimos depende también del nivel de absorción y  atenuación del ruido, elementos que debemos pensar, prever y anticipar

 

 Angel VelascoÁngel Velasco 

Especialista en Acústica. Dirección Técnica y de Innovación

 

 

Quizás ese lugar es un restaurante fabuloso, donde nos han servido una comida inigualable. O quizás es una sala de reuniones donde nos han querido transmitir el saber de otras personas. O el que es mi centro comercial habitual, o mi  centro de deporte, dotado de las máquinas más modernas y unas piscinas provistas de la tecnología punta de oxigenación del agua para sustituir el cloro. O, incluso sin ir tan lejos, mi puesto de trabajo, en el que paso una buena parte de mi vida y que ya me resulta, no sé por qué,  invivible. ¿Tendré que cambiar de gimnasio, de centro comercial, de restaurante? ¿Por qué? Porque, sin darte cuenta, se ha superado mi ‘sensibilidad acústica’.

¿Qué es la sensibilidad acústica? Es aquel punto de nivel sonoro que hemos establecido como aceptable porque lo hemos ido modelando en transcurso  de nuestra vida, durante nuestras vivencias y en nuestro entorno y que, por tanto, aceptamos que nos envuelva. ¿Por qué se supera en este lugar ese nivel de confort deseado? Porque a la hora de diseñar este espacio no se ha tenido en cuenta el efecto desagradable que se produce cuando hay ausencia de absorción sonora en los elementos que lo forman. ¿Por qué se produce ese efecto desagradable? Porque el sonido que generamos entre todos los que ocupamos ese espacio, se desplaza hacia afuera y en su recorrido se encuentra con sus límites y choca con ellos. 

En definitiva: ha fallado ‘mi confort acústico’ de ese espacio, y mi sensación en relación a este lugar será negativa, por lo que quedará en mi subconsciente como un sitio a evitar y, por lo tanto, la tendencia será buscar alternativas que mantengan mi nivel de sensibilidad acústica, o sea, ‘mi confort acústico’. La calidad de un espacio, además de una buena absorción sonora,  también está asociada a un buen aislamiento del ruido que proviene del exterior, como ruido de máquinas, vehículos, voces, etc. Por eso, la calidad de cada espacio que construimos depende también del nivel de absorción y  atenuación del ruido. Son elementos que debemos pensar, prever y anticipar ya desde la fase de concepción de cada espacio, de cada lugar, de cada edificio. La legislación poco a poco va ayudando a la concienciación de la calidad acústica mediante el establecimiento de normas que favorecen el confort acústico personal,  cada vez más arraigado en la población. Aun así los requerimientos de las normativas están lejos, en algunos casos, de evitar superar nuestro grado de sensibilidad acústica. 

Pero, ¿qué ocurre con todos los espacios que se construyeron al margen de esa legislación, o sin prever las consecuencias de una buena absorción o de un buen aislamiento? Habrá que adecuarlos y rehabilitarlos teniendo en cuenta el confort acústico de las personas que utilizarán este espacio, para quienes debe ser un lugar de placer, de descanso, de ocio, de diversión o de trabajo. Y aquellos recintos que se construyeron sin esa legislación, ¿qué ocurre con ellos? Pues habrá que generar una rehabilitación acústica mediante la aplicación en esas superficies, elementos absorbentes allí donde sea posible e, incluso, antes de esa operación trasdosar elementos atenuantes si fuera necesario. 

En ACIEROID no concebimos construir cerramientos que provoquen disconfort acústico  y  proponemos soluciones cuando nos llegan proyectos en los que no se ha previsto. ¿Cuál es nuestra aportación en la mejora de los proyectos? Incorporar un estudio de cumplimiento de la normativa y proponer añadir un plus de calidad acústica que hará diferenciar ese proyecto de otros, que hará de ese lugar el espacio más agradable posible que nos permita vivir en un entorno de calidad.