Los edificios con arquitectura biomimética serán una realidad antes de un lustro

Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Investigadores catalanes han creado la primera tecnología que permite edificios “con vida propia” con la tecnología Hypermembrane.

Los edificios con arquitectura biomimética, que utilizan tecnología de construcción modular para imitar las formas y movimientos de la naturaleza, serán una realidad antes de 5 años, según los arquitectos Sylvia Felipe y Jordi Truco de Hybrida Architecture, creadores del sistema constructivo Hypermembrane, la primera tecnología de estas características, que fue presentada durante la feria Construmat, que este año se centró en la sostenibilidad.

El HyperMembrane es un sistema de construcción estándar para estructuras autoportantes de forma libre y adaptables a la arquitectura, basado en materiales composites “inspirados en la naturaleza”, que pueden “imitar la composición del tronco de un árbol”, explica Agustín Chico, responsable del proyecto en Eurecat y jefe de laboratorios del centro Tecnio.

La mimética con la naturaleza también permite que estos edificios sean mucho más eficientes, con reducciones en el consumo de energía que pueden llegar al 50 por ciento durante su vida útil. De hecho, la piel de Hypermembrane permite que un edificio cambie su ventilación y posición respecto al sol o que se abra y se cierre automáticamente en función del clima o la cantidad de gente que albergue.

La estructura incorpora elementos actuadores mecánicos que, junto con programas digitales, son capaces de generar formas múltiples y no predeterminadas, que se pueden modificar según los requisitos del espacio, la incidencia del sol o el ahorro energético y aportan “características de autorregulación en los edificios que hasta ahora sólo estaban presentes en la naturaleza”, añade Chico.

 

La nueva tecnología fue presentada en el último Construmat

 

La arquitecta Sylvia Felipe remarca que esta técnica de construcción es posible gracias a los “avances en nuevos materiales” que permiten más flexibilidad constructiva y abren la puerta a hacer “edificios totalmente dinámicos” que se pueden adaptar en función del momento del día, la climatología o sus usos con la ayuda de un software de control de inteligencia artificial que regula la forma.

En palabras de Jordi Truco, Hypermembrane “es un sistema modular que permite construir edificios con vida propia, que se adaptan a las condiciones del entorno de manera autónoma e inteligente, imitando las soluciones que la naturaleza ofrece de forma espontánea”. En este sentido, Truco destaca que Hypermembrane “combina el mundo físico con el mundo digital”.

La tecnología Hypermembrane ha sido desarrollada durante cinco años en dos proyectos europeos FP7 con la participación de diferentes empresas catalanas (Eurocont y Buildair), europeas (Comfil y GDP) y dos centros tecnológicos y de investigación catalanes como Cimne y Eurecay.

Durante los días de la feria, Eurecat llevó a su estand una muestra funcional de la estructura Hypermembrane. El centro tecnológico también exhibió otros demostradores de nuevos materiales sostenibles para la construcción, como vigas de madera reforzadas con fibra de carbono o hormigón con propiedades funcionales, capaz de calentarse y con un peso un 60 por ciento menor.

Aparte, el centro también mostró herramientas y soluciones para la economía circular y la eficiencia energética y tecnologías digitales para la transformación de las empresas hacia la Industria 4.0.