Mas Marroch: la piedra

La piedra de Mas Marroch
Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El proyecto de esta primavera-verano en el Mas Marroch empieza meses atrás. En su inicio, nuestro trabajo consistió en poner un toque de artesanía de la piedra construyendo unos bancos y unas mesas con la técnica de la piedra seca.

Finalmente se decidió que la piedra seca fuera la base estructural de la cúpula y nos pusimos manos a la obra -nunca mejor dicho- para colocar más de 600 toneladas de piedra caliza. La mayor parte se hizo a fuerza de brazos, en menos de dos meses y medio, con semanas del mes de mayo a cuarenta grados al sol. Conté para este proyecto con la ayuda de artesanos franceses de la ABPS e ingleses de la DSWA, además de un mallorquín y de varios catalanes. En total han colaborado doce artesanos, amén de un par de operarios de una máquina mini-cargadora.

Puesto que el proyecto ha sido una lucha contra el reloj, nos hemos centrado principalmente en la correcta y perfecta ejecución de la estructura interna de los pilares que sustentan la estructura de madera, aplicando sobre seguro las reglas fundamentales y propias de la construcción en piedra seca. Se han incorporado a estos pilares algunos elementos de acero decorativos incrustados y otros que han servido para reforzar su solidez, un trabajo extra que se ha hecho a veces sobre la marcha y tratando de no perder nunca el ritmo constructivo. Cada pilar de los dieciocho constaba de cuatro esquinas, cuyas piedras han sido talladas en la obra a medida que se colocaban, una dificultad más añadida. Por este motivo, se seleccionó la piedra procedente de la zona de Calaf, en Lleida, ya que es muy plana y de forma natural forma esquinas muy perfectas, en detrimento de una piedra también caliza y muy cercana aunque de formas muy abombadas y difíciles de transformar en buenas esquineras.

"Hemos demostrado que, con tenacidad, atrevimiento y mucho trabajo, todo es posible"

En la obra se ha trabajado codo a codo con el arquitecto tratando de solucionar y mejorar la estructura de los pilares a medida que estos iban creciendo, siempre con la intención de agradar y tranquilizar a los ingenieros. Incluso se ha hecho una prueba de resistencia homologada para asegurarse completamente de la resistencia de los pilares de piedra. Hemos trabajado de forma radial, empezando por todos los fundamentos y subiendo paralelamente los dieciocho pilares, trabajando en hasta tres bases a la vez.

Normalmente la piedra seca se utiliza con un propósito concreto, como puede ser el drenaje natural excelente, pero hemos demostrado que también puede ser tenido en cuenta para estructuras mayores como éste proyecto Ágora, lo que ya en el pasado lejano era algo más habitual. Asimismo, ésta ha sido una lucha para demostrar la viabilidad del proyecto, la competitividad y la velocidad de la construcción con piedra seca. Muy a menudo no se tienen en cuenta estas técnicas tan artesanales y poco comunes actualmente. Sin embargo, con tenacidad, atrevimiento y mucho trabajo hemos demostrado que todo es posible. Como ha ocurrido en esta ocasión: una lección para una buena parte de la coordinación de obra, que no confiaba en nuestra capacidad para finalizar a tiempo.

por: Roger Solé Coromina


Roger Sole CorominaRoger Solé Coromina, de Vic. Más de veinte años escalando en grandes paredes de roca y hielo en seis continentes. Desde 2008, centrado en la técnica de la piedra en seco, en mejorar y difundirla. Artesano del mimbre: cestos y arquitectura del mimbre. Estudios de ingenieria geológica en la UB-UPC. Desde pequeño en la escuela de dibujo y pintura de Vic.