Elementos a tener en cuenta para elegir el techo más adecuado

Optima Ziga
Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

¿Qué es lo que el proyecto requiere? ¿Mejor acústica? ¿Más privacidad? ¿Un ambiente más tranquilo? ¿Menos ruido? ¿Confort visual? ¿Un mejor diseño? Armstrong ofrece las claves y consejos para elegir las soluciones óptimas para cada proyecto.

Los proyectistas se plantean muchas cuestiones a la hora de elegir el techo técnico idóneo para su obra. Es por eso que Armstrong cuenta con un sinfín de productos para adaptarse al máximo a cada necesidad, sea de la índole que sea. Además, con la ayuda del programa OMEGA, integrado por contratistas expertos en techos y altamente especializados en la materia, Armstrong garantiza el riguroso cumplimento de la normativa del sector.

Las normativas acústicas generalmente recomiendan que se alcancen ciertos valores para los tiempos de reverberación –dentro de un espacio- y el aislamiento sonoro –entre espacios o desde fuera del edificio-. Este enfoque, no obstante, es a veces insuficiente a la hora de satisfacer las exigencias de confort de los ocupantes, en particular con el desarrollo de espacios abiertos en oficinas y en centros educativos que sufren cada vez más problemas de audición de los estudiantes. Y es que los usuarios necesitan un entorno confortable y saludable para desarrollar su actividad en las mejores condiciones. Un ambiente acústico adecuado es por tanto esencial y la forma de lograrlo consiste en conseguir la máxima inteligibilidad, confidencialidad y un lugar donde poder concentrarse.


¿Qué necesita el espacio proyectado?

Inteligibilidad de palabra

Que se entiendan claramente las conversaciones de los usuarios de un determinado espacio es una de las mayores demandas que los proyectistas solicitan. Controlar la absorción y la reducción del sonido es esencial para mejorar la claridad. La gama estándar de techos de densidad media de Armstrong con productos como Ultima+, consigue un extraordinario equilibrio entre ambas, bloqueando el ruido exterior al mismo tiempo que mejora la calidad del sonido en el interior de las estancias. Estos techos son ideales para aulas y salas de reuniones o de conferencias por ejemplo.


Confidencialidad al hablar y confort acústico

Existen unas zonas de trabajo que requieren una privacidad mayor como oficinas de alta dirección, consultas médicas…Para conseguir la máxima discreción, Armstrong dispone de la gama dB de techos de alta densidad que minimizan la transmisión de ruido entre las estancias hasta en 43dB. Ejemplo de ello es el modelo Perla dB. Es el producto ideal para espacios donde la privacidad entre habitaciones es importante, o para atenuar sonidos emitidos o traspasados verticalmente (despachos individuales, consultas médicas, habitaciones de pacientes...)


Concentración

Muchos usuarios necesitan eliminar por completo los ruidos externos para poder concentrarse al máximo en el trabajo en su día a día. La concentración se puede ver perturbada por diferentes tipos de ruido como la voz de las personas, teléfonos, teclados, aparatos eléctricos, tráfico rodado… Estos ruidos intrusivos perturban la concentración y por tanto es necesario tenerlo en cuenta a la hora de proyectar un entorno acústico adecuado. Los modelos Optima y Optima OP, son la mejor opción para ayudar a controlar el exceso de reflejos sonoros, absorbiendo notoriamente el ruido además de contar con una excelente resistencia mecánica gracias al velo de fibra de vidrio que los recubren.

Si además de cubrir los aspectos anteriores no se quiere dejar de lado el diseño y la estética Armstrong propone emplear Optima Baffles y Metal Baffles. La gama Optima Baffles en fibra mineral es ideal para entornos ruidosos en los que no es posible instalar techos acústicos tradicionales por motivos de diseño o éstos no tienen el rendimiento necesario. Además, proporciona soluciones económicas con un aspecto atractivo y lineal que realza los interiores. La gama Metal Baffles está dotada de perfiles metálicos con una perforación regular y un complemento de lana de vidrio que aporta un rendimiento acústico excelente. Combina además altos índices de reflexión de la luz con una gran personalización del sistema, que se puede emplear como falso techo o a modo decorativo en espacios diáfanos.

Confort visual, reflexión de la luz

Un techo Armstrong puede reflejar hasta el 90% de la luz que incide sobre la superficie e incrementar así la luz del día en la estancia, un 15% más que los techos convencionales. Este nivel de reflectancia permite reducir en un 20 % los costes de iluminación indirecta, que puede representar alrededor de un 11% del total de energía del edificio.

Ultima+, OP y dB ofrecen un rendimiento excelente, pero con distintas densidades, lo cual permite realizar diseños que reduzcan y amortigüen el sonido y poder así adaptarse a distintas aplicaciones. Otro de los sistemas con excelentes niveles de reflexión de la luz es Optima Curved Canopy, una solución acústica creativa que se puede instalar en posición cóncava o convexa que permite múltiples composiciones. Fabricado en fibra mineral, mejora la acústica de espacios diáfanos y abiertos, como oficinas o vestíbulos. Las placas absorben el sonido reduciendo el tiempo de reverberación y el ruido de fondo. De este modo, optimizan la inteligibilidad en las conversaciones, a la vez que fomentan la concentración de los ocupantes del espacio. El acabado de los paneles acústicos es en color blanco, lo que permite una reflexión de la luz del 87%, y un notable ahorro de energía.

Y es que los techos acústicos Armstrong contribuyen a la preservación del medioambiente ya que se fabrican con hasta un 30% de material reciclado en el caso de los techos metálicos y hasta un 82% para las placas de fibra mineral. La madera, material natural sostenible por excelencia, se trata con productos inocuos para la salud y el entorno (sin solventes ni elementos alergénicos).

Armstrong ofrece soluciones para zonas que demandan desde unos requisitos mínimos en términos de calidad del aire interior hasta los más exigentes, con un alto rendimiento antimicrobiano. La gama de techos Ultima+ tiene - además de las certificaciones ISO 5 y COV A+ - numerosos certificados ecológicos que lo respaldan (LEED, BREEAM, FDES/HQE, entre otros). Armstrong también es pionero en la gestión de los residuos de la construcción, gracias a su novedoso programa de reciclaje de techos “Ceiling-to-Ceiling” gracias al que las placas de fibra usadas son tratadas y reinyectadas en el circuito de producción. La marca también dispone de una programa de reciclaje de los recortes de material que se generan durante la instalación, evitando así que se lleven al vertedero.

En este contexto, Ultima+, OP y dB, es la primera gama completa de techos técnicos en el mundo con la certificación “Cradle-to-Cradle” (C2C). Elaborados con hasta un 64% de material reciclado, los techos son 100% reciclables y tienen un óptimo rendimiento de control de la calidad del aire en espacios cerrados, avalado por las certificaciones COV A+ e ISO 5, que garantizan unas emisiones mínimas de compuestos orgánicos volátiles.

Sanidad y limpieza

La calidad del aire interior así como la presencia de compuestos orgánicos volátiles (COV) son puntos a los que se presta cada vez más atención. Armstrong dispone de una amplia selección de modelos como es el caso de Bioguard con emisiones bajas y seguras, así como soluciones que requieren un alto rendimiento antimicrobiano.

 

habitación

 

Placas de fibra mineral ¿por qué elegirlas? 

 

Normalmente, se requieren forjados de hormigón con el fin de alcanzar niveles suficientes de reducción del sonido y así cumplir con los requisitos legales o recomendados. No obstante, la reducción de sonido que se logra con un forjado de hormigón es, a menudo, insuficiente, y ofrece muy poca absorción acústica. Sin la presencia de otros elementos acústicamente absorbentes, se generarían tiempos de reverberación excesivos y altos niveles sonoros. Instalar un falso techo de fibra, de más o menos densidad (fibra mineral-fibra de vidrio-lana de roca), bajo un forjado, mejora de forma muy significativa la absorción acústica de una sala pero también disminuye el nivel sonoro global.

Si se comparan los techos de mayor densidad como los de fibra mineral con los de fibras más blandas (vidrio, lana de roca…) hay que destacar que estos últimos presentan un alto nivel de absorción acústica, pero su comportamiento a nivel de aislamiento acústico es muy escaso. Los de fibra mineral en cambio, compaginan a la perfección las dos prestaciones, absorción y atenuación acústica.

Armstrong ofrece una amplia gama de techos acústicos en tres tipos de materiales: fibra mineral, metal o madera, todos con un nivel de atenuación y absorción acústica óptimos, superando a los de las gamas blandas en 3 dB.

  • Las placas de fibra mineral se desarrollan con una nueva tecnología que permite la fabricación de techos con una densidad y una porosidad idóneas para absorber el ruido.
  • En techos metálicos, se aplican placas aislantes o rellenos de lana de roca, como en el caso de las lamas metálicas Metal Baffles, que además de presentar un gran atractivo estético, consiguen un alto rendimiento acústico para entornos muy exigentes, al instalarse en toda la superficie del techo de manera continua.
  • Los techos de madera (chapado natural o laminado) ofrecen una amplia gama realizada con este reconocido aislante natural. Las placas de madera de Armstrong ofrecen además diferentes opciones de perforación para incrementar aún más su rendimiento acústico.


Tanto la madera como el metal se consideran soluciones más duraderas que la fibra mineral, aunque éstas últimas tienen la ventaja de poder reciclarse al 100% a bajo coste, gracias al programa de reciclaje de techos implementado por Armstrong en España recientemente.

*Armstrong Building Products es la división de Armstrong en España que se ocupa de techos y paredes acústicas (techos de fibra mineral, techos metálicos, techos de madera, paredes y sistema de suspensión). Pertenece a la multinacional Armstrong World Industries con sede en Pennsylvania (EEUU) y con una facturación de 2,4 billones de dólares anuales (2015), 32 plantas productivas en 9 países y con un total aproximado de 7.600 empleados.