Lo último en arquitectura contra terremotos

Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una empresa estadounidense ha desarrollado un sistema de construcción, basado en la tecnología electromagnética, que permitiría elevar un edificio durante un minuto y medio para impedir que se derrumbe.


¿Se acuerdan de la escena de ‘Regreso al futuro’ en la que Michael J. Fox ‘vuela’ sobre un monopatín? Aquello parecía imposible, fruto de efectos especiales peliculeros, pero resultó que recientemente la empresa Arx Pax fue capaz de conseguirlo utilizando lo que vulgarmente llamaríamos imanes. Un sistema parecido fue utilizado en el desarrollo de los trenes Maglev de alta velocidad. Pues bien, ahora sus creadores quieren dar el gran golpe: hacerlo con una casa.

Arx Pax es una compañía estadounidense pionera en tecnología electromagnética convencida de que puede evitar que los edificios puedan derrumbarse a causa de terremotos. Su fórmula evitaría que la estructura de las edificaciones quede mermada como consecuencia de seísmo. Greg Henderson, su fundador, ha explicado en ‘Forbes’ que “la idea surgió de intentar poder hacer levitar los edificios durante los terremotos. Todos los patrones que estaba buscando correspondían a objetos en movimiento. Así que me pregunté, ¿por qué es esto? Si puedo hacer que un tren levite, ¿por qué no una vivienda?”.

Estarían sincronizadas con el servicio geológico de EEUU.

En efecto, sus construcciones se servirían de la tecnología electromagnética: la Arquitectura de Campo Magnético (MFA, en inglés), que emitiría una fuerza repulsiva capaz de elevar el edificio sobre el nivel del suelo y permitir que éste levite durante unos 90 segundos, el tiempo medio estimado de la duración de un terremoto.

El sistema trabajaría en combinación con el de alerta temprana de terremotos. El objetivo: eliminar cualquier movimiento estructural anticipando el momento exacto en el que va a producirse el terremoto. Para que el funcionamiento sea óptimo, está previsto que las nuevas construcciones antisísmicas estén sincronizadas con el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), cuyo sistema de alertas activaría la elevación de los inmuebles ante el riesgo inminente de un movimiento sísmico. Este avisador de terremotos, conocido popularmente como 'ShakeAlert' y desarrollado por el USGS en colaboración con investigadores universitarios, emitirá alertas a las autoridades y a las viviendas de los particulares gracias a la implantación de un sensor próximo a las líneas de falla geológicas.

El empleo de una técnica sofisticada en la construcción de edificios podría ayudar a evitar las devastadoras consecuencias provocadas por los desastres naturales. Lo que intenta ahora Arx Pax es conseguir que autoridades e inversores crean en su idea para poder ser aplicada.

 

Así funciona

La técnica que emplea Arx Paxe es parecida a la que utilizan las mesas de 'hockey de aire', pero funciona a la inversa: implica un poco de electromagnetismo y la ley de Lenz.
La compañía plantea construir edificios sobre una tabla de cobre o aluminio con imanes. En caso de terremoto, los imanes se activan y hacen que el inmueble se eleve ligeramente, lo que permitiría evitar las consecuencias de este tipo de desastres naturales.

Si se logra desarrollar con éxito esta tecnología, se podría imaginar un mundo arquitectónico totalmente nuevo en el que la gravedad no definiera la forma de estructurar. Además, combinado con otros avances arquitectónicos, se podrían crear edificios más altos y mayores, y también más fuertes, con menos material.