Barcelona probará la primera ‘manzana’ sostenible y eficiente

Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dos proyectos han sido elegidos por los propios propietarios para llevar a cabo sendas actuaciones que tendrán como objetivo la reducción de la demanda energética y el mayor grado de confort


La primera ‘isla’ eficiente en una ciudad española estará en Barcelona. La ‘manzana’ que queda marcada por la confluencia de las calles Viladomat, Diputación y Calabria, y que cierra al sur la Gran Vía, ha sido seleccionada por el Área piloto del proyecto estratégico Marie, del programa MED de la Unión Europea (UE), para llevar a cabo un innovador proyecto de rehabilitación sostenible de un grupo de inmuebles. En principio, ambos proyectos comenzarán a efectuarse a partir de 2016.

Tras un proceso de participación ciudadana, los propios propietarios de los pisos (27 edificios, 22 comunidades de propietarios y 700 personas habitando) han sido los encargados de seleccionador dos proyectos de entre los 14 que llegaron a la final. Uno de los elegidos es el grupo Illa Eficient-Eixample, que forman Arriola&Fiol arquitectos, Aiguasol, BAC, Etcs, FiP, Eva Bufi, Xmade, Xia y Mútua de Propietarios. El otro grupo, llamado Otu, lo forman Pich Aguilera arquitectos, Lavola Cosostenibiulidad, re-Cooperar y Acciona Service.

 

El proyecto estratégico Marie está programado por la Unión Europea

Ambos grupos se han ceñido a lo fundamental: presentar propuestas innovadoras en el campo de la rehabilitación sostenible. El reto (y el objetivo a la vez) es conseguir la máxima reducción de demanda energética, a la par que el mayor grado de confort para los inquilinos. También los dos grupos coinciden en apoyar la financiación de sus proyectos en ayudas públicas y en la publicidad que se desplegaría en los andamios mientras se desarrollase la obra. A partir del grado de intervención que se lleve a cabo en la manzana, el beneficio económico a 30 años vista se tasa entre 14.000 y 107.00 euros.


Lo que proponen 

La propuesta de Otu anuncia su intención de “mejorar las fachadas ineficientes aislándolas del exterior o bien transformándolas en ventiladas con recuperación de calor, galerías bioclimáticas y medianeras ajardinadas”.

La cooperativa que promueve y gestiona todo el proyecto la formarán los vecinos que voluntariamente se sumen a la iniciativa, los cuales tendrán un derrama cero y que, en lugar de pagar, se ahorrarían entre un 5 y un 8 % de la factura energética desde el primer día.

En cuanto a Illa Eficient-Eixample, propone la construcción de una segunda piel modular, adaptable, de estructura ligera de madera o aluminio, anclada en la estructura principal del edificio y con diversas funciones sostenibles, como por ejemplo ajardinando las azoteas de los edificios y creando un anillo verde que los uniría a todos.