Molinos de viento habitables y sostenibles

Dutch Windwheel
Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La empresa Dutch Windwheel ha concebido un monumental proyecto en Rotterdam inspirado en los tradicionales molinos holandeses. Serán edificios autosuficientes en los que el viento hará de energía renovable.


Holanda ya prepara una revolución en el campo de la arquitectura. El original proyecto, de la empresa Dutch Windwheel. pretende innovar tanto en diseño como en tecnología, puesto que a su fascinante concepto artístico se une la incorporación de elementos que le permitirían generar su propia energía, limpia y renovable.

Desde hace años, el mundo de la arquitectura está intentando encontrar la plasmación de ese doble objetivo: construir bonito y sostenible. Porque la clave, en estos tiempos de crisis, es que lo que se haga nuevo sea autosuficiente y sostenible. Dutch Windwheel es un ambicioso proyecto para el puerto de Rotterdam, uno de los de mayor tráfico del mundo. Siendo Holanda un epítome del molino de viento, la idea es concebir uno para el futuro. Diseñado por el consorcio holandés Windwheel Corporation y los estudios de arquitectura Doepel Strijkers y Meysters, este arriesgado a la par que atractivo proyecto destaca por su increíble diseño basado en dos anillos, con una altura de 174 metros.

 

Los responsables del proyecto esperan poder empezar en 2016

 

El anillo interior albergará un hotel con 60 habitaciones, restaurantes y una zona de 70 apartamentos, mientras que el anillo exterior tendrá más apartamentos, una zona comercial y de entretenimiento. En él se ubicarán 40 cabinas que recorrerán todo el anillo por unos rieles, como si tratara de una noria de feria, desde donde se podrá admirar todo el puerto con una vista privilegiada. La parte más atractiva e interesante es que se abastece energéticamente de las corrientes de aire, ya que el anillo interior posee un enorme sistema eólico electrostático basado en tecnología EWICON (Electric Wind-energy Convertor); es decir, no es una turbina, no necesita aspas ni partes móviles, por lo que además es silencioso y seguro.


Así funciona

El sistema EWICON se basa en un campo eléctrico donde se liberan minúsculas gotas de agua con carga positiva; el viento las lleva hacia la parte con carga negativa, provocando un cambio de polaridad, y generando así energía.

Para que este edificio sea 100% sostenible, además del sistema EWICON también se incorpora un sistema de recolección de lluvia, una planta para reciclar el agua y usarla en baños y riego, así como un sistema que lleva todos los residuos orgánicos a la base del edificio para convertirlos en biogás.

Los patrocinadores del proyecto esperan que, una vez construido, se convierta en un atractivo turístico en la zona de Rotterdam, donde esperan tener hasta 1,5 millones de visitantes anualmente.